Home > Actualidad > Panellet de Quicos

Panellet de Quicos

No son piñones, no son almendras, ni nueces ni avellanas. El panellet que ofrecemos aquí y ahora es de ¡quicos! Sí, ese maíz tostado de sabor tan especial que a muchos nos hace regresar a la infancia. El autor de esta especialidad es el maestro Pau Morgades.

 

 

PANELLET DE QUICOS

Mazapán para panellet
Ingredientes
10.000 g    harina de almendra marcona
10.000 g    azúcar
60         u    huevos enteros
          c/s  vainilla

elaboración
Mezclar todos los ingredientes en la amasadora y procurar siempre que la textura sea lo suficiente blanda para bolear. Dividir la masa en porciones. Reservar, envuelto en una película transparente, para ir utilizando a medida que se quiera.


QUICOS
ingredientes
1.000 g     mazapán
125    g    granillo de quicos

elaboración
Mezclar el mazapán con el granillo de quicos. La masa deberá tener la suficiente humedad para que se pueda bañar bien con el granillo de quicos. Depositar en el horno a 230ºC (más techo que suela, en función del horno).

 

 

Sobre los Panellets
Los panellets son una especialidad tradicional elaborada en Cataluña el día de Todos los Santos, el 1 de noviembre. Son pastas pequeñas cuya base es el mazapán, una de las masas más antiguas de la pastelería, compuesta de almendra, azúcar y huevos a la que se le añade un sabor para cada tipo de panellet.

Desde antiguo culturas alejadas en el tiempo y en el espacio han celebrado a principios del mes de noviembre su fiesta en recuerdo de los difuntos. Si las fiestas del calendario siguen el ciclo natural, esta fiesta otoñal marca el final de la abundancia de las cosechas y del buen tiempo. Con el advenimiento del invierno, el tiempo se vuelve frío y oscuro, y se produce una muerte aparente de la naturaleza. Las noches son más largas, los días más cortos, y la climatología endurece la vida. En un tiempo adverso y crudo la idea de la muerte toma forma y fuerza.

En el año 609 el papa Bonifacio IV establece de manera oficial la Fiesta de todos los Santos al consagrar el Panteón Romano, un templo que en sus inicios había sido dedicado a las divinidades romanas, a la Madre de Dios y a los mártires del cristianismo. A finales del s. X se instaura que el 2 de noviembre se dedique a rezar por los fieles difuntos.

Una de las interpretaciones populares más consensuadas cuenta que el origen de la elaboración de los panellets surge de la práctica religiosa de doblar las campanas en la noche de Todos los Santos. Los campaneros repicaban las campanas de la iglesia para que nadie se olvidara de rezar por los fallecidos y por las almas del purgatorio. A medianoche, los vecinos se acercaban a la iglesia para compartir con los campaneros los frutos secos, los dulces y el vino dulce. En esta costumbre se originó la castañada, fiesta en la que se consumían las castañas y los panellets. Los panellets también pudieron haber surgido en las comidas familiares ritualizadas que se realizaban tras el fallecimiento de un ser querido.