La industria del dulce espera finalizar el año con crecimiento

Por Marc 10 December 2020

Ante la incertidumbre de 2020, Produlce confía en la colaboración público-privada, el crecimiento en las exportaciones y la recuperación del canal impulso.

Surtido de dulces variados

El Informe Anual de la Asociación Española del Dulce (Produlce) confirma la potencia y la capacidad de crecimiento de la industria dulce que consiguió en 2019 un nuevo récord de facturación al alcanzar los 5.849 millones de euros.

Un estudio que también asegura que este sector emplea de forma directa a 24.158 trabajadores, de los cuales la mayoría residen en la denominada ‘España Vaciada’, un 44% son mujeres, un 21% jóvenes y el 78% son puestos de trabajo fijos. Todo ello, sin olvidar el perfil internacional de esta industria, cuyas exportaciones alcanzaron un valor de 1.393,1 millones de euros en 2019, un 8,7% más que el ejercicio anterior, siendo Francia, Portugal, Reino Unido, Estados Unidos y Alemania los principales destinos de la producción nacional destinada a mercados exteriores.

Si bien 2019 ha sido un año positivo, “2020 ha sido complicado y nos plantea muchas incertidumbres. Las compañías han realizado esfuerzos titánicos para continuar su producción y que el consumidor pudiese confiar en el sector, su calidad y su capacidad de aprovisionamiento. Así, esperamos finalizar el ejercicio igualmente con crecimiento, lo que nos permitiría mantener nuestra capacidad empleadora”, asegura Rubén Moreno, secretario general de la Asociación. Para lograrlo, confía en tres palancas: la colaboración público-privada, el crecimiento en las exportaciones y la recuperación del canal impulso tras los efectos causados en estos negocios por la pandemia.

Respecto al comportamiento de las categorías a lo largo de 2020, los resultados son muy dispares. Los subsectores de panificación, galletas, chocolate y cacao pueden verse beneficiados ligeramente por el aumento de consumo en los hogares respecto al realizado en el exterior, mientras que pastelería y bollería, y caramelos y chicles podrían terminar el año con una reducción relevante por su gran dependencia del canal impulso. Y en los turrones y mazapanes, los fabricantes se juegan en las próximas semanas el 87% de sus ventas, que podrían estimarse en 250 millones de euros, de acuerdo a las cifras obtenidas en 2019.