Home > Artículos Monográficos > Siempre Francia

Siempre Francia

Copa del Mundo de Pastelería

La de 2013 no se recordará como la edición de la Coupe du Monde de la Pâtisserie más emocionante. Nadie dudaba de la victoria francesa a priori y nadie cuestionó la victoria francesa a posteriori. Fue sencillamente inapelable. Quentin Bailly, Mathieu Blandin y Joffrey Lafontaine fueron simplemente mejores, y sobre todo regulares, exhibiendo un alto nivel en todas las facetas del concurso. Dos habituales como Japón e italia completaron el podium.

Gabriel Paillasson sonrió socarronamente antes de abrir el sobre que escondía el nombre del país vencedor. Tras adjudicar a Italia y a Japón la tercera y segunda posición respectivamente, ya no había lugar alguno para la sorpresa. Extrajo la tarjeta del interior del sobre y casi sin mirar el nombre inscrito gritó “la France”. El numeroso público local estalló de júbilo y, tras la coronación de los tres nuevos héroes, sonó la Marsellesa mientras el bueno de Paillasson cantaba bien erguido y con la mano derecha en el pecho.

Quien escribe estas líneas ha presenciado esta misma escena en repetidas ocasiones. Siempre Francia. Es verdad que juegan en casa. Es verdad que son ellos quienes han inventado el juego y quienes marcan las reglas. Pero también es verdad que nunca fallan, que siempre presentan un trabajo sobresaliente en lo estético y en lo gustativo y que siempre acuden a la cita para ganar. Así se explican sus siete victorias en nueve participaciones.

Los tres integrantes galos, Quentin Bailly, Mathieu Blandin y Joffrey Lafontaine, interpretaron magistralmente el reglamento y supieron ganarse el favor de un jurado internacional presidido por Jordi Bordas. En el apartado puramente estético, sacaron el máximo partido a las novedades introducidas en la normativa. Las piezas no debían superar los 125 cm de altura, pero podían crecer en su diámetro hasta los 120 cm. De esta forma se fomentaba la creación tridimensional de las piezas, sin una única cara como hasta la fecha. Pues bien, mientras la mayoría de los equipos continuaron con propuestas convencionales, los “tres mosqueteros” construyeron un fórmula 1 integrando a la perfección chocolate y caramelo en una única y espectacular pieza tridimensional, aprovechando todo el diámetro disponible. Un pequeño dispositivo motriz en la base hacía que todo el conjunto girase para que se pudiera apreciar la pieza en toda su extensión y los detalles en toda su minuciosidad. Y por si fuera poco, del interior de la pieza surgía el atronador sonido característico de estos bólidos.

Savoir faire
No es un tópico. Es tan importante el talento como ese sexto sentido para hacer bien las cosas y acertar. Puede parecer una obviedad, pero la tarta de chocolate de Francia era de chocolate. Un bizcocho, una ganache, un mousse, un cremoso y, por supuesto, el glaseado, todos ellos con el chocolate como único sabor. Tan sólo una sutil mermelada de mandarina rompía la uniformidad para marcar un acertado contraste. Los franceses pensaron que el chocolate combina con todo, pero con lo que mejor combina es con más chocolate, y trabajaron diferentes texturas e intensidades de sabor en torno al mismo ingrediente. Una propuesta fácil de entender y fácil de apreciar por el jurado. Savoir faire.

Con semejantes argumentos y como siempre con una ejecución impecable, el equipo francés se embolsó los 21.000 euros del primer premio, por delante de Japón (12.000 euros) e Italia (6.000 euros).

Los nipones, con una delicadísima propuesta artística pero con un más irregular trabajo en degustación consiguieron una merecida segunda plaza con un total de 6.926 puntos, a 302 puntos de la cabeza. E Italia, con su ya habitual altísimo nivel competitivo, volvió una vez más a colarse en el podium consiguiendo sólo 39 puntos más que Estados Unidos que fue cuarto.

Esta décimo tercera edición de la Coupe du Monde de la Pâtisserie fue una vez más un grandioso espectáculo, sobre una arena gastronómica de 8.000 metros cuadrados, en el que participaron 22 equipos procedentes de otros tantos países de los cinco continentes.

Ganó Francia y demostró nuevamente que nadie como ellos sabe interpretar la haute pâtisserie, y que nadie como ellos brilla en este espectáculo, el suyo, que es el de todos.
 

Clasificación
1. FRANCIA 7.228 puntos
2. JAPÓN  6.926 puntos
3. ITALIA  6.781 puntos
4. ESTADOS UNIDOS  6.742 puntos
5. COREA DEL SUR  6.616 puntos
6. SINGAPUR  6.609 puntos
7. AUSTRALIA  6.565 puntos
8. BÉLGICA  6.413 puntos
9. REINO UNIDO  6.400 puntos
10. DINAMARCA  6.042 puntos
11. TAIWAN  6.040 puntos
12. CHINA  5.969 puntos
13. ARGENTINA  5.378 puntos
14. MALASIA  5.338 puntos
15. MÉXICO  5.330 puntos
16. PORTUGAL 5.266 puntos
17. COLOMBIA  5.105 puntos
18. BRASIL  4.537 puntos
19. MARRUECOS  4.238 puntos
20. TÚNEZ  4.184 puntos
21. COSTA DE MARFIL  3.601 puntos
22. EGIPTO  3.456 puntos

Premios especiales

PREMIO A LA MEJOR PRESENTACIÓN GLOBAL : FRANCIA
PREMIO ESCULTURA DE HIELO: BÉLGICA
PREMIO CHOCOLATE: JAPÓN
PREMIO AZÚCAR: ITALIA
PREMIO AL MEJOR PÓSTER: REINO UNIDO
PREMIO AL ESPÍRITU DE EQUIPO: TÚNEZ
PREMIO MEJOR PROMOCIÓN: COSTA DE MARFIL
PREMIO PRENSA: COREA DEL SUR

 

 
Siempre Francia

COPA DEL MUNDO DE PASTELERÍA

Siempre Francia

Artículo perteneciente a Dulcypas 412

Crónica de la Copa del Mundo de Pastelería con las mejores fotos del evento. Completa entrevista a Jordi Bordas, presidente del jurado internacional. Y todas las recetas del equipo francés.

Descarga el artículo completo (1.736kb)

 

 

comments powered by Disqus