Home > Opinión > Fredrik Borgskog se lleva un C3 de alto nivel
Opinión
Jaume Cot

Fredrik Borgskog se lleva un C3 de alto nivel

Celebrado en el Expo Center de Brooklyn, sorprendió el gran nivel técnico así como el riesgo en la combinación de sabores de los finalistas

Fredrik Borgskog al ser proclamado vencedor del C3

El candidato sueco procedente del restaurante Upper House (Gotteborg), Fredrik Borgskog consiguió ayer una reñida pero merecida victoria en la gran final del C3 International Dessert Competition organizado por Valrhona y celebrado en el marco del Congreso Star Chefs de Nueva York. Su petit four y postre en plato se impuso al de los otros siete finalistas haciendo valer su destreza técnica, su gusto por los acentos ácidos y su acierto para saber interpretar el tema del concurso, alrededor del 30 aniversario de la cobertura de origen Guanaja. En una ajustadísima segunda posición terminó el chef francés Damien Gendron, chef pastelero del Grand Hotel de Cap-Ferrat, que fue capaz de otorgar un gran volumen a sus propuestas con acabados muy armónicos.

Y no mucho más alejada de las primeras posiciones, la representante española y chef pastelera del restaurante Moments de Barcelona, Andrea Dopico, supo hacerse valer con un somero trabajo lleno de matices y sutilidades que brillaron en el petit four y marcaron su personal propuesta en el postre en plato. Andrea Dopico se mostró muy satisfecha al terminar con el trabajo realizado y por haber alcanzado holgadamente el objetivo propuesto. También compartió con nosotros su orgullo por el papel desarrollado y los comentarios positivos que mereció por parte del jurado.

Hablando precisamente con miembros del jurado y también colaboradores de la editorial, como Olivier Fernández y Antonio Bachour, subrayaron el gran nivel general de todos los participantes, que brillaron especialmente en dos facetas. Por un lado en la destreza técnica y ejecución de sus creaciones, que en muchos casos eran pequeñas obras de arquitectura y estilismo de gran belleza. Por otro lado en el juego de sabores y su capacidad para realzar un chocolate tan universal como el Guanaja y a la vez hacerlo jugar con sabores a priori muy arriesgados y nada habituales, pero con resultados armónicos, redondos y siempre bien definidos. Un arduo trabajo de deliberación, el que tuvieron, pero que acabó dando un claro ganador y un balance de edición más que notable.

 

 

 

comments powered by Disqus